Posts etiquetados ‘ramses’

2 Nuevos Blogs

Publicado: 9 febrero, 2008 en noticias, Reseña
Etiquetas:, , , , ,

Ok, me veo un pelo obligado por mi recién conocido compromiso moral a hacer esto, escribo este post para dar a conocer 2 blogs que se unen a la blogosfera, ¿y qué los hace tan especiales como para estar en un post mío?..en realidad ¿Desde cuándo hay que ser especial para estar en uno de mis posts? Pero nah, de especial no tienen nada, solo que son panas míos y se les da un espacio aquí, recién abierto ambos blogs, el primero de Ramses y el segundo de Socrates, si van a los blogs ya los conocerán, visitenlo regularmente, no se porque les estoy recomendando esto si de verdad no tiene contenido neto todavía, pero pronto lo tendrá…en fin, he aquí los links:

Ramses . sImPlE y AtRaYeNtE… “. . . Algunos poemas… y una que otra cosa…

Socrates “[SuEñO dE uNa AlMa MuErTa]”

El de ramses es (o planea ser) en su mayoría de poesía y alguno que otro pensamiento propio de su persona, al menos eso es lo que veo venir, pero en fin, el esta loco como todos nosotros así que lo veo escribiendo lo que sea, esten pendientes.

El blog de Socrates lo veo aleatoriamente aleatorio, tan arrecha es la redundancia que yo mismo me quedo o.O wtf?! otro mas que supongo va a comenzar a publicar sus poemas, rimas y demás creaciones originales de manera ordenada, así que pendientes con este también.

En fin, no me hago responsable por faltas ocasionadas en los blogs de estos 2 jaja yo cumplo con mi labor de costilla al hacerles saber de sus recién estrenados blogs que apenas tienen sus primeros posts viendo la luz, así que después no me culpen..Pero como siempre digo: Lean y comenten…¡hasta otro post!

VolverALaViejaPáginaPrincipal..


(Haz click en la imagen para ver el video del día, dura poco y no fue lo mejor, pero en esto se basa)

Como les noticiaba antier, ayer iba a andar por Los Teques haciendo globo magia, y bueno, así fue, con unos cuantos percances que a final de cuentas hacen la aventura un poco mas divertida y disfrutable..

Bajé a las 2pm a Los Teques, bajé caminando porque no me iba a arriesgar a quedarme en la parada de mi casa y me tiraran bombas los mongólicos (sin ofender a los verdaderos mongólicos) de por aquí, al llegar a la redoma, un policía con chaleco de fiscal de transito me pidió la cédula, y bueno, yo siendo el también me hubiese pedido la cédula, tenía yo puesto mi gorrito de ardilla, chaqueta militar y la pinta de metalero hippie que no me la quita nadie, aparte de que iba tocando la armónica y soy moreno, ¿qué otra razón necesitaba? en fin, estuve ahí unos 3 minutos esperando a que la “registrara en el sistema”, al menos eso fue lo que me dijo que iba a hacer, luego me la devolvió, yo y otro sujeto a quien también habían detenido nos fuimos caminando, el comentándome el disgusto que sentía cuando le pedían la cédula y yo tocando la armónica tratando de comunicarle que no me importaba.

Llegué a la piñatería, la señora que andaba laborando en ese momento me reconoció y me dijo con voz de agrado “¿otra vez por aquí? tu viniste en estos días, ¿cierto?”, ciertamente había pasado por allí el día anterior a comprar 1 docena de globos, esta vez compré el paquete de 50, me sentí un poco culpable porque el dinero no era mio, pero el sentimiento verdaderamente no duró mucho. El plan era reunirme con algunos amigos y bajar todos por ahí, este tipo de cosas es mejor hacerlas en grupo, siempre es bueno pasar pena en compañía. Llegué a casa de Alessandra para encontrarme con su persona, Salvador y Ramses, antes de entrar recuerdo a Salva diciendo desde adentro “el próximo que llegue es marico” jaja. Luego de estar un rato ahí resolvimos en bajar a la Plaza Bolivar. Ramses adornado con unos cuantos globos que logré hacerle, un sombrero poco discreto y de mascota un perro rojo que enchulamos con marcador.

De camino a la Plaza Bolivar los comentarios de parte de los transeuntes no se hicieron esperar, muchos pensaban y callaban pero unos cuantos idiotas hablaban su mente sin siquiera pensar en sus palabras, aunque resultaba gracioso lo que decían. El estado de salud de Salvador no era muy favorable para el viaje y así lo manifestó, el y Alessandra se quedaron en un ciber por ahí, mientras que Ramses y yo continuamos el plan, al parecer solo nosotros hemos olvidado el significado de la palabra “vergüenza”.

Compramos un refresco, pedí Chinnoto pero me dieron 7up, que desgracia…Y pasamos de panadería en panadería buscando una bolsa de Doritos Grande, pero vinimos a encontrarla en una piñatería, el último lugar en el que se me ocurriría buscarla, qué ironía…Luego encontramos un bonito lugar en el suelo de la Plaza, ya que los banquitos estaban todos ocupados, comencé a inflar globos, había varios niños dando vueltas por ahí, y una muchacha que se nos quedaba viendo con cara de obvia extrañeza…Los niños comenzaron a acercarse y Ramses les obsequió los globos que ya estaban hechos, muy pronto comenzaron a llegar unos cuantos otros pidiendo que les hiciera espadas, y eso hice, jaja es increible como una estupidez como un pedazo de latex lleno de co2 con forma de espada puede alegrar a un niño, buena onda…

Al fin un rostro conocido llegó a la escena, la profesora Yurani, antigua maestra de Ramses y amiga de mi progenitora, nos reconoció a ambos, y los niños que andaban por ahí de alguna manera la conocían (¿hijos? ¿sobrinos?) y la muchacha también, ahí ella agarró confianza y nos comenzó a preguntar cosas, la pregunta que persistía era “¿por qué hacen esto?”…Intentamos responderle de muchas maneras, la principal razón era porque no teníamos mas nada que hacer, pero esa respuesta no parecía bastarle así que siguió preguntando…creo que se quedó con la duda porque nunca le respondimos concretamente, de verdad no se porque lo hicimos, simplemente estábamos ahí.

Los niños jugaban y parecían felices, inventaban juegos con los globos que tenían, la espada se volvió popular esa tarde..fue bien, buena onda, lastima que llegamos tarde y ya no habían tantos, pero bueno, fue un buen día, me lo había imaginado con mas gente, pero igual, no me quejo, la pasamos bastante bien ahí tirados en el suelo..

VolverALaInfladaPáginaPrincipal..

tardecita007.jpg

El día comenzó como cualquier otro, día típico de los teques en sus buenos tiempos cuando todo era llovizna y una que otra bajada de neblina ocasional, así fue la mañana del Viernes, 14 de Diciembre de 2007..Ya sin clases de universidad, me levanté a la misma hora de siempre pero sin el apuro acostumbrado de despertar a las 7:50am y llegar a la uni a las 8am, todavía no se cómo le hago x) me vestí y dispuesto a pasar el día vagabundeando por las calles de los teques, dispuesto a descubrir algo nuevo quizá, preparé mi bolso, un viejo bolso tipo Backpack negro que tengo desde hace 6 años el cual bauticé con las firmas de mis compañeros de 5to año al dejar el liceo, nunca me ha fallado, con algunos huecos que le he prometido coserle (algún día)..Me preparé para mi salida, en mi bolso mi cuaderno con varios lápices, solo por si en el camino se me ocurría alguno que otro verso y necesitaba anotarlo, el libro que actualmente leo “El Hereje” de Miguel Decibes, un pote de colonía que llevo desde hace 3 años, un paraguas y un sweater tejido previendo la lluvia que se venía, mi sombrero típico de pescador, buen regalo de mi amiga wea pelusa (Seryina), mi celular ya que parece imposible salir de casa sin el, y finalmente una bolsa grande de ruffles de sabor natural, por si en el día pegaba el hambre ya estaría yo preparado…Y así salí a la ciudad, indispuesto a montarme en ningún autobus, todo lo haría a pie, como en los viejos tiempos…

Comencé mi viaje con la mente divagando en qué clases de cosas me podría encontrar aquel día en aquella ciudad, debo admitir que me encontraba no tan entusiasmado sino preparandome para comenzar a esquivar buhoneros y adecuando mis pulmones para soportar el humo de los autobuses…con mi confiable Mp3 en mano, cargado con todo menos Metal (Y reggaeton), tengo una regla que me prohibe escuchar metal los días viernes, ese día escucho cualquier cosa menos Metal, exploro otros géneros y todo eso…Alice in Chains me hacía el fondo musical mientras caminaba por las calles de mi barrio, bajando la montaña para adentrarme en el “pueblito” de los teques, la ciudad dormitorio donde ya nadie puede dormir..

Recorrí las calles que normalmente transito, esperando ver caras familiares quizá, pasando por el recinto universitario corroborando el rumor de que aquel día no tendríamos actividades, seguí mi camino en busca de otras calles, en el transitar pausado me encontré con Jean, compañero de clases siempre con una historia para contar, ahí en la parada de autobuses Parana cerca de la Bermudez, esperando que llegara el transporte, parece que había congestionamiento de tráfico aquella fría mañana…despidiéndome de el seguí mi caminar, comenzaba a caer llovizna pero no me preocupaba, había salido ese día para experimentar todo lo que me sucediera, incluso me encontraba mentalmente preparado para algún tuki querendon de tickets, pero afortunadamente el día transcurrió sin ese tipo de percances..

Con la mirada al suelo, ocasionalmente mirando a mi alrededor, fui caminando por la calle Bermudez..Al divisar una cara familiar pero poco amigable, de aquella persona que pudiera delatar mi hecheduría, crucé la calle evitando el encuentro, mi caminar era solitario y no quería ese tipo de encuentros…Seguí por la plaza Guaicaipuro, a tales horas de la mañana la encontré un poco deshabitada, siendo Viernes no estaban ni los borrachos pasando la pea de la tomadera del día anterior, subí hasta la estrella recordandome de la residencia de Pelusa, seguí caminando hasta una calle solitaria en bajada de la cual no conozco el nombre, saqué mi armónica que siempre llevo en mi bolso, para mi, como músico, resulta una ley llevar aunque sea un instrumento musical siempre conmigo..comencé a tocar mientras caminaba, ya desprendido del Mp3 que ahora descansaba en mi bolso, el dulce y armonióso sonar de la armónica acompañaba mis pasos temblorosos, con miedo de tropezar y caerme ante dicha bajada..(nota: los Converse son resbalosos)..

Pasando por el Palacio del Deporte comencé a ver mas y mas automóviles Volkswagen Escarabajo, de esos viejos, la reacción inmeadiata al verlos es distinguir el color y buscar a alguien conocido para, con la consigna de “Mato al rojo!” propinarle un golpe en el brazo, juego de niños que todavía disfrutamos..al encontrarme solo me contenía de pegarle al primero que se me atravesara…Llegando a la plaza Bolivar di cuenta de los adornos de navidad, que aquella lluviosa mañana estaban colocando..Diferentes muñecos, aparentemente de papel maché, representando las diversas culturas de Venezuela…Pasé por el centro para denotar toda la estructura y viendo hacía los lados mi espíritu aventurero despertó de su letargo, con la pregunta en mente de “qué habrá por allá?” seguí mi caminar hacia lugares inexplorados por mi…Llevo 15 años viviendo en Los Teques, pero no sabía que desconocía tantos de sus rincones…

Una larga calle que se hacía cada vez mas angosta y deshabitada, mientras la lluvia caía mas fuerte, saqué mi gorro de pescador de mi bolso para evitar que me molestaran las cayentes gotas en la cara…Mientras la gente desaparecía y el camino se estrechaba un pensamiento justificado pasó por mi mente “hasta aquí llegué, ya me perdí..la cagaste samael”…pero recordé luego que ya había transitado esos lares, no a pié sino en autobus..con la esperanza de que ese recuerdo fuera cierto, seguí caminando, hasta que finalmente lo confirmé, había llegado a las residencias “La Quinta”..hogar de mi buen amigo Gabriel, y de muchas otras personas, pero nada mas conozco a Gabriel…Viendo un puesto de teléfono decidí llamar a Alessandra, eran ya las 9:30am así que asumí que estaría ya despierta…La llamada nunca cayó, avisandole de esto al dueño del puesto, me propuse a seguir mi caminar, intentaría de nuevo alguna vez en el futuro próximo…Yendome por la ruta de los Autobuses, de nuevo en reversa, devolviendome a donde alguna vez estuve, la lluvia caía ahora mas fuerte, intentaba esquivar los charcos lo cual me di cuenta era imposible, así que me resigné a pisar todo lo que se me atravesara..esquivába las plastas de mierda por inercia y costumbre..

Otra vez caminando llegué a Cuatro Esquinas, había regresado por la plaza Bolivar, y ahí, en una esquina intenté llamar a Ale de nuevo, al no obtener respuesta resumí mi transitar hasta llegar a la Hoyada, en esta ocasión, asumiendo que había algo de malo con la línea telefónica de Digitel, llamé a Ramses, otro buen amigo usuario de Movilnet, para saber dónde se encontraba pues esa tarde teníamos planes de pasear todos..Me notició que en un momento saldría a casa de Alessandra, el cual era el punto de encuentro, al saber esto, retiré el sombrero de mi cabeza, la lluvia había cesado por un momento, y caminé calmadamente hacía la residencia de mi musa..

Al llegar, toqué el timbre, eran las 10:??am, asumí que toda la familia habría de estar despierta, la madre de Ale, Gianna, abrió la puerta y me recibió con el calido invoque de mi nombre “Samael!!” y una sonrisa tan habitual de tan animada persona como ella resulta ser, invitandome a pasar cerró la puerta detrás de mi, y adentrándome en el apartamento, una sensación de estar en mi hogar invadió mi ser, al fin podría descansar…Algunas palabras intercambiadas entre Gianna y yo, invitandome a ponerme cómodo, tengo la costumbre de nunca quitarme el bolso, aun cuando llego a una casa, en mi bolso llevo practicamente mi vida o lo necesaria para continuarla si habría de perderme…Un poco después Gianna avisó a Ale de que ya yo había llegado, Alessandra salió de su cuarto a recibirme, preguntandome por qué estaba yo mojado, explicandole lo que había pasado miraba su cara de sorpresa e intriga, como preguntandose qué coño hacía yo caminando por los teques, su mirada como cuestionando mi cordura, pensando “este muchacho ta loco o qué coño?!”..al menos eso creo…Luego Ramses arrivó al apartamento, Ale le abrió la puerta y parecía estar completo el grupo, mi travesía solitaria había terminado…

Bajamos a buscar a Anna, la prima de Alessandra, buena amiga, llamamos a Pelusa y a Savier en un puesto cercano, invitandoles a unírsenos en nuestro paseo de la tarde, pero Seryina declinó la invitación al encontrarse ocupada en otros asuntos…Luego de morar en la difícil decisión de si quedarnos en casa de Ale, almorzar y luego irnos, o irnos de inmediato, elegimos la de irnos de inmeadiato, encaminados hacia el apartamento de Savier, queríamos llevarlo, pero al llegar nos avisó que ese día no podría dejar su residencia, por lo cual fue un viaje en vano, pero no del todo, seguíamos paseando y apreciando el paisaje citadino de Los Teques..Ramses pudo saciar su hambre con el almuerzo de savier, un pote de arroz chino…Dejándo atrás a Savier, tomamos un autobus..nos dirigíamos hacia la Cascada, aquel centro comercial un poco alejado de los Teques…

El resto de la tarde transcurre en la Cascada, comímos la bolsa de ruffles y pizza con unos amigos que encontramos, Fernando y Socrates, luego Pavlova y Bianca se nos unieron..Al volver me quedé cerca de Alessandra pues nos encontrábamos platicando acerca de nuestro futuro y los nombres de nuestros hijos, dejándo atrás a los demás, Anna, Alessandra y yo nos dirigíamos de nuevo hacia los teques, ya terminada la travesía en grupo masivo de la tarde…

Mi día terminó en el momento en que monté mi cuerpo en un autobus que parecía ser de la Matica Arriba, equivocada suposición al estar en un apuro, era de Vuelta Larga…Luego de dejar a Alessandra, Anna y Hugo daniel (su hermano a quién habíamos ido a buscar a la guardería minutos antes) en un autobus que las dejaría cerca de su residencia…

Buen día en la ciudad, día típico de Los Teques, día en que encontré mucho que no esperaba, pasé caminando y pensando, mas que todo hablando conmigo mismo o cantando canciones en solitario mientras transitaba las calles cual bohemio vagabundo…Un escape necesario del día a día encerrado entre 4 paredes y un techo en mi querido rancho…

FIN..jeje