Posts etiquetados ‘relato’

Picture 012

Esta escena comienza conmigo, una manhana atareada de un Martes que comenzo como cualquier otro sin sentido, disfrutaba yo de un breve descanso en el balcon de mi casa, apreciando la brisa que soplaba en mi cara, en mi cabello y en sus entradas producto de mi temprana tendencia a la calvicie..Fui un momento a la cocina, para revisar la ropa que estaba lavando -Si, yo lavo- en lo que veo la hoya que contenia el cafe con leche que mi hermana habia preparado minutos antes, todavia caliente decidi servirme un poco en un recipiente de plastico; dos de azucar, demasiado para una tacita de tales proporciones, pero el azucar resulta uno de mis favoritos condimentos para bebidas..

De caminar rapido me dirigi de nuevo al balcon, puse el cafe con leche en el suelo, cogi mi laptop y la coloque sobre mi regazo..Un pequenho sorbo antes de seguir con una conversacion que habia dejado pendiente en la barra de tareas, acalorada y llena de sentimentalismos, unas querencias negadas por la duda de una suposicion infundada, y por otra parte el incompresivo armado con la terquedad de su propio ser y malestar..En fin, lo usual, lo de siempre, y los detalles escacean en este tema..

Luego de varios minutos quemandome la vista con el brillo de la pantalla al 100%, decidi bajarla al 65%, mas adecuado para el ojo humano, cansa menos y no realza los colores negros hasta convertirlos en grises, como tanto me desagrada y deberia desagradarle a cualquier disenhador grafico..

Entre tanto quehacer me vi obligado a pararme de nuevo y revisar la lavadora..Botar, exprimir, llenar, esperar..

De regreso a mi aposento temporal en el balcon, volvi a revisar la abandonada barra de tareas, buscando algun color naranja en la ventana de conversacion minimizada del Windows Live Messenger, al no encontrarla abri de nuevo el explorador de Mozilla Firefox, mi favorito hasta los momentos, aunque en reiteradas ocasiones he optado por el Opera y hasta Google Chrome, si tan solo no fuera tan simple y no tuviera ese color azul que detesto!..Pero ya me estoy desviando del tema..

Escuchando “Right Now” de Korn en mi iPod, mirando unos gatos en el muro de la casa de al lado, gatos que miraban fijamente a un colibri cuyas alas se transparentaban por su agitado y rapido movimiento, como deseaando que aleteara en sus estomagos..Llegue a voltear la mirada a mi izquierda, en el suelo, donde aparte de mi celular se encontraba tambien el recipiente de plastico casi lleno con cafe con leche, aquel olvidado y hecho a un lado..Lo cogi con mi mano derecha, inclinandome un poco pero tratando de no desconectar el cable de red ni caerme del escalon; tome un sorbo..Lo puse de nuevo en el suelo y solo pude pensar y decir simultaneamente: “La mai’ de Judas! Se enfrio el cafe con leche!”..

Esto va como una clase de moraleja, algo para dar a entender que los caprichos, asi sean caprichos, tambien son decisiones, y como decisiones no deben ser tratadas con menos importancia, porque a la final el cafe con leche siempre se enfria y frio sabe mal..

Samael Mazarelly..

-Disculpen la ausencia de acentos o la letra “ñ”, sigo en el balcon con mi laptop Norteamericana-..

VolverALaFriaPaginaPrincipal..

Anuncios


(Que conste: este es el logo de la banda Venezolana “Sentimiento Muerto”)
No es lo mismo pasar un Día de los Enamorados con novia que pasar uno sin novia, de eso me he dado cuenta, comparando este año con el año pasado (en el cual si tenía mi pareja) es bastante obvio el cambio…El ánimo del día no es el mismo, el año pasado me sentía identificado con todos los wes que iban por la calle con flores para sus novias/controles/levantes, recuerdo andar frenético comprando el ramo de rosas, el cofrecito de chocolate blanco y de leche en forma de corazón, entre otros regalos, por ahí por el boulevard y dando vueltas por todos Los Teques con el ramo de rosas, este día es uno de los pocos en que un hombre puede caminar libremente por la calle con un ramo de rosas y que no le digan marico. Recuerdo que iba sentado en el autobús camino a mi casa con el ramo en la mano, el autobús iba vacío, se montaron unos señores de edad mayor y viéndome comenzaron a comentar acerca de “sus tiempos” y lo que hacían para “conquistar a una dama”, claro, no estaban hablando conmigo, yo simplemente estaba ahí escuchando…

Este año ha sido un pelo diferente este día, había hecho “planes” para la tarde pero por un peo entre las líneas de Movilnet (yo) y Movistar, al parecer los mensajes de la 1ra a la 2da si llegaban, pero no en el otro modo, así que falló el intento por pasar la tarde con quien quería pasarla, en vez de eso me resigné a pasarla durmiendo en mi casa…En la mañana de hoy noche no le deseé felicidad a nadie, no soy de esos realmente, allá en la uni todos felices deseándose lo mejor unos a los otros, el ánimo era bien, todo buena onda…Reviví recuerdos de el pasado año mientras acompañaba a un pana a comprarle los regalos a su novia, ya yo conocía los lugares de memoria y hasta de los precios me acordaba, lo extraño es que iba yo con mi reciente ex-novia, su prima y el otro carnal, pero nah, yo andaba volando en recuerdos ahí, fue bien hasta que se acabó y me encontré yo solo subiendo en el autobús a mi casa, cabeceando por el sueño y el cansancio de una agotadora faena matutina…

En fin, post corto porque para mi fue un día mas, el regalo mas especial que me dieron hoy fue una revista española de Metal “Kerrang!” con su cd de audio el cual estoy escuchando mientras escribo este post, me lo regaló mi hermana y porque “no sabía que iba a hacer ella con eso”, ella no escucha tanto Metal como yo…y el chocolate del we Germán, creo que no es secreto que me gusta el chocolate..y por cierto, Carla Daniela, si por casualidad llegas a leer esto, ¿de dónde te conozco? tal vez equivocaste el número, de todas formas gracias, y espero la hayas pasado de grosería hoy, igual para todos los lectores y los enamorados por allá afuera, hoy fue el día predilecto para hacer ridiculeces en nombre del amor y que nadie te juzgue por ello, ojala y lo hayan aprovechado, y si no, siempre habrá un próximo año…¡búsquense una novia nojoda! jaja

VolverALaPlantadaPáginaPrincipal..

tardecita007.jpg

El día comenzó como cualquier otro, día típico de los teques en sus buenos tiempos cuando todo era llovizna y una que otra bajada de neblina ocasional, así fue la mañana del Viernes, 14 de Diciembre de 2007..Ya sin clases de universidad, me levanté a la misma hora de siempre pero sin el apuro acostumbrado de despertar a las 7:50am y llegar a la uni a las 8am, todavía no se cómo le hago x) me vestí y dispuesto a pasar el día vagabundeando por las calles de los teques, dispuesto a descubrir algo nuevo quizá, preparé mi bolso, un viejo bolso tipo Backpack negro que tengo desde hace 6 años el cual bauticé con las firmas de mis compañeros de 5to año al dejar el liceo, nunca me ha fallado, con algunos huecos que le he prometido coserle (algún día)..Me preparé para mi salida, en mi bolso mi cuaderno con varios lápices, solo por si en el camino se me ocurría alguno que otro verso y necesitaba anotarlo, el libro que actualmente leo “El Hereje” de Miguel Decibes, un pote de colonía que llevo desde hace 3 años, un paraguas y un sweater tejido previendo la lluvia que se venía, mi sombrero típico de pescador, buen regalo de mi amiga wea pelusa (Seryina), mi celular ya que parece imposible salir de casa sin el, y finalmente una bolsa grande de ruffles de sabor natural, por si en el día pegaba el hambre ya estaría yo preparado…Y así salí a la ciudad, indispuesto a montarme en ningún autobus, todo lo haría a pie, como en los viejos tiempos…

Comencé mi viaje con la mente divagando en qué clases de cosas me podría encontrar aquel día en aquella ciudad, debo admitir que me encontraba no tan entusiasmado sino preparandome para comenzar a esquivar buhoneros y adecuando mis pulmones para soportar el humo de los autobuses…con mi confiable Mp3 en mano, cargado con todo menos Metal (Y reggaeton), tengo una regla que me prohibe escuchar metal los días viernes, ese día escucho cualquier cosa menos Metal, exploro otros géneros y todo eso…Alice in Chains me hacía el fondo musical mientras caminaba por las calles de mi barrio, bajando la montaña para adentrarme en el “pueblito” de los teques, la ciudad dormitorio donde ya nadie puede dormir..

Recorrí las calles que normalmente transito, esperando ver caras familiares quizá, pasando por el recinto universitario corroborando el rumor de que aquel día no tendríamos actividades, seguí mi camino en busca de otras calles, en el transitar pausado me encontré con Jean, compañero de clases siempre con una historia para contar, ahí en la parada de autobuses Parana cerca de la Bermudez, esperando que llegara el transporte, parece que había congestionamiento de tráfico aquella fría mañana…despidiéndome de el seguí mi caminar, comenzaba a caer llovizna pero no me preocupaba, había salido ese día para experimentar todo lo que me sucediera, incluso me encontraba mentalmente preparado para algún tuki querendon de tickets, pero afortunadamente el día transcurrió sin ese tipo de percances..

Con la mirada al suelo, ocasionalmente mirando a mi alrededor, fui caminando por la calle Bermudez..Al divisar una cara familiar pero poco amigable, de aquella persona que pudiera delatar mi hecheduría, crucé la calle evitando el encuentro, mi caminar era solitario y no quería ese tipo de encuentros…Seguí por la plaza Guaicaipuro, a tales horas de la mañana la encontré un poco deshabitada, siendo Viernes no estaban ni los borrachos pasando la pea de la tomadera del día anterior, subí hasta la estrella recordandome de la residencia de Pelusa, seguí caminando hasta una calle solitaria en bajada de la cual no conozco el nombre, saqué mi armónica que siempre llevo en mi bolso, para mi, como músico, resulta una ley llevar aunque sea un instrumento musical siempre conmigo..comencé a tocar mientras caminaba, ya desprendido del Mp3 que ahora descansaba en mi bolso, el dulce y armonióso sonar de la armónica acompañaba mis pasos temblorosos, con miedo de tropezar y caerme ante dicha bajada..(nota: los Converse son resbalosos)..

Pasando por el Palacio del Deporte comencé a ver mas y mas automóviles Volkswagen Escarabajo, de esos viejos, la reacción inmeadiata al verlos es distinguir el color y buscar a alguien conocido para, con la consigna de “Mato al rojo!” propinarle un golpe en el brazo, juego de niños que todavía disfrutamos..al encontrarme solo me contenía de pegarle al primero que se me atravesara…Llegando a la plaza Bolivar di cuenta de los adornos de navidad, que aquella lluviosa mañana estaban colocando..Diferentes muñecos, aparentemente de papel maché, representando las diversas culturas de Venezuela…Pasé por el centro para denotar toda la estructura y viendo hacía los lados mi espíritu aventurero despertó de su letargo, con la pregunta en mente de “qué habrá por allá?” seguí mi caminar hacia lugares inexplorados por mi…Llevo 15 años viviendo en Los Teques, pero no sabía que desconocía tantos de sus rincones…

Una larga calle que se hacía cada vez mas angosta y deshabitada, mientras la lluvia caía mas fuerte, saqué mi gorro de pescador de mi bolso para evitar que me molestaran las cayentes gotas en la cara…Mientras la gente desaparecía y el camino se estrechaba un pensamiento justificado pasó por mi mente “hasta aquí llegué, ya me perdí..la cagaste samael”…pero recordé luego que ya había transitado esos lares, no a pié sino en autobus..con la esperanza de que ese recuerdo fuera cierto, seguí caminando, hasta que finalmente lo confirmé, había llegado a las residencias “La Quinta”..hogar de mi buen amigo Gabriel, y de muchas otras personas, pero nada mas conozco a Gabriel…Viendo un puesto de teléfono decidí llamar a Alessandra, eran ya las 9:30am así que asumí que estaría ya despierta…La llamada nunca cayó, avisandole de esto al dueño del puesto, me propuse a seguir mi caminar, intentaría de nuevo alguna vez en el futuro próximo…Yendome por la ruta de los Autobuses, de nuevo en reversa, devolviendome a donde alguna vez estuve, la lluvia caía ahora mas fuerte, intentaba esquivar los charcos lo cual me di cuenta era imposible, así que me resigné a pisar todo lo que se me atravesara..esquivába las plastas de mierda por inercia y costumbre..

Otra vez caminando llegué a Cuatro Esquinas, había regresado por la plaza Bolivar, y ahí, en una esquina intenté llamar a Ale de nuevo, al no obtener respuesta resumí mi transitar hasta llegar a la Hoyada, en esta ocasión, asumiendo que había algo de malo con la línea telefónica de Digitel, llamé a Ramses, otro buen amigo usuario de Movilnet, para saber dónde se encontraba pues esa tarde teníamos planes de pasear todos..Me notició que en un momento saldría a casa de Alessandra, el cual era el punto de encuentro, al saber esto, retiré el sombrero de mi cabeza, la lluvia había cesado por un momento, y caminé calmadamente hacía la residencia de mi musa..

Al llegar, toqué el timbre, eran las 10:??am, asumí que toda la familia habría de estar despierta, la madre de Ale, Gianna, abrió la puerta y me recibió con el calido invoque de mi nombre “Samael!!” y una sonrisa tan habitual de tan animada persona como ella resulta ser, invitandome a pasar cerró la puerta detrás de mi, y adentrándome en el apartamento, una sensación de estar en mi hogar invadió mi ser, al fin podría descansar…Algunas palabras intercambiadas entre Gianna y yo, invitandome a ponerme cómodo, tengo la costumbre de nunca quitarme el bolso, aun cuando llego a una casa, en mi bolso llevo practicamente mi vida o lo necesaria para continuarla si habría de perderme…Un poco después Gianna avisó a Ale de que ya yo había llegado, Alessandra salió de su cuarto a recibirme, preguntandome por qué estaba yo mojado, explicandole lo que había pasado miraba su cara de sorpresa e intriga, como preguntandose qué coño hacía yo caminando por los teques, su mirada como cuestionando mi cordura, pensando “este muchacho ta loco o qué coño?!”..al menos eso creo…Luego Ramses arrivó al apartamento, Ale le abrió la puerta y parecía estar completo el grupo, mi travesía solitaria había terminado…

Bajamos a buscar a Anna, la prima de Alessandra, buena amiga, llamamos a Pelusa y a Savier en un puesto cercano, invitandoles a unírsenos en nuestro paseo de la tarde, pero Seryina declinó la invitación al encontrarse ocupada en otros asuntos…Luego de morar en la difícil decisión de si quedarnos en casa de Ale, almorzar y luego irnos, o irnos de inmediato, elegimos la de irnos de inmeadiato, encaminados hacia el apartamento de Savier, queríamos llevarlo, pero al llegar nos avisó que ese día no podría dejar su residencia, por lo cual fue un viaje en vano, pero no del todo, seguíamos paseando y apreciando el paisaje citadino de Los Teques..Ramses pudo saciar su hambre con el almuerzo de savier, un pote de arroz chino…Dejándo atrás a Savier, tomamos un autobus..nos dirigíamos hacia la Cascada, aquel centro comercial un poco alejado de los Teques…

El resto de la tarde transcurre en la Cascada, comímos la bolsa de ruffles y pizza con unos amigos que encontramos, Fernando y Socrates, luego Pavlova y Bianca se nos unieron..Al volver me quedé cerca de Alessandra pues nos encontrábamos platicando acerca de nuestro futuro y los nombres de nuestros hijos, dejándo atrás a los demás, Anna, Alessandra y yo nos dirigíamos de nuevo hacia los teques, ya terminada la travesía en grupo masivo de la tarde…

Mi día terminó en el momento en que monté mi cuerpo en un autobus que parecía ser de la Matica Arriba, equivocada suposición al estar en un apuro, era de Vuelta Larga…Luego de dejar a Alessandra, Anna y Hugo daniel (su hermano a quién habíamos ido a buscar a la guardería minutos antes) en un autobus que las dejaría cerca de su residencia…

Buen día en la ciudad, día típico de Los Teques, día en que encontré mucho que no esperaba, pasé caminando y pensando, mas que todo hablando conmigo mismo o cantando canciones en solitario mientras transitaba las calles cual bohemio vagabundo…Un escape necesario del día a día encerrado entre 4 paredes y un techo en mi querido rancho…

FIN..jeje